Go to Top

La siniestralidad laboral es el peor indicador socioeconomico de España,segun CCOO

La precariedad y el deterioro de las condiciones de trabajo son, para Comisiones Obreras, la causa del repunte de la siniestralidad que arrancó con la última reforma laboral y que vuelve a constatarse en las estadísticas de accidentes de trabajo de los primeros 5 meses del año recientemente publicadas.

El avance de estadísticas de accidentes de trabajo del periodo enero-mayo de 2017 recientemente publicado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social vuelve a profundizar en el incremento de la siniestralidad que comenzó tras la aprobación de la última reforma laboral en 2012. El número de accidentes con baja registrados se eleva a 237.570, un 4,9% más que en el mismo periodo del año anterior. Los sectores en los que hay un incremento mayor del número de accidentes declarados en jornada de trabajo son el agrario, la construcción y la Administración Pública.

En cuanto a los accidentes mortales, se han producido el mismo número que el año pasado, pero este resultado es debido al importante descenso de accidentes in itinere (-28%). Sin embargo, el aumento del 9,1% de los accidentes mortales en jornada es altamente preocupante, ya que salvo en el sector servicios, en el que descienden en un 1%, el incremento es generalizado, aumentando en un 42% en la construcción, en un 15% en el agrario y en un 10% en la industria.

“La precariedad y la desregulación de las relaciones laborales han demostrado la falta de solidez del sistema preventivo español”, ha asegurado Pedro J. Linares, secretario de salud laboral de CCOO. “La siniestralidad laboral es el peor indicador socioeconómico de España, y si lo unimos al subregistro de enfermedades de origen laboral se dibuja un cuadro de grave deterioro de la prevención en nuestro país”.

“Si no se varía el rumbo de manera enérgica y no se ponen en marcha políticas activas en materia de prevención, la tendencia de aumento de la siniestralidad no va a cambiar. La evolución de los datos en algunos sectores, como la construcción, indica que un incremento de la actividad en un contexto de deterioro de las condiciones de trabajo y de la prevención está teniendo un alto coste en términos de salud y vida de trabajadoras y trabajadores. Los datos están sobre la mesa y la sociedad española no puede ni debe resignarse de manera silenciosa ante esta tragedia”, ha añadido Linares.

Fuente. Nueva Tribuna

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *