Como cada año, el pasado 28 de abril, se conmemoró el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de la prevención de accidentes y enfermedades laborales. En esta ocasión, el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2024  se centra en las repercusiones del cambio climático en la seguridad y la salud en el trabajo. Hablamos de ello en nuestro blog de Novagés.

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2024

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha puesto de manifiesto que el cambio climático está creando nuevos riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en todo el mundo.

Las olas de calor, las inundaciones, las sequías y los incendios forestales son cada vez más frecuentes e intensos, lo que expone a los trabajadores a una serie de peligros.

Por un lado, el estrés térmico. Las temperaturas extremas pueden provocar enfermedades relacionadas con el calor, como agotamiento por calor, golpe de calor e incluso la muerte.

Por otro lado, los desastres relacionados con el clima pueden provocar lesiones por traumatismos, como fracturas, contusiones y cortes.

Al mismo tiempo, seguramente proliferen las enfermedades respiratorias. Y es que el polvo y los contaminantes liberados por los incendios forestales y otras catástrofes naturales pueden provocar afecciones respiratorias, como asma y bronquitis.

Finalmente, el cambio climático está modificando los hábitats de los vectores de enfermedades, como mosquitos y garrapatas. Esto aumenta el riesgo de enfermedades como el dengue, el paludismo y la enfermedad de Lyme.

Es hora de pasar a la acción

El cambio climático es una realidad que debemos afrontar desde ya mismo.

Así, empresas y organismos públicos deben evaluar los riesgos relacionados con el cambio climático en sus lugares de trabajo e implementar medidas para controlarlos.

También deben asegurarse de que todos los trabajadores reciban la formación sobre los riesgos relacionados con el cambio climático y cómo protegerse.

A la vez, es necesario desarrollar planes de emergencia para responder a los desastres relacionados con el clima.