A partir del 1 de enero de 2025, la jornada laboral máxima en España se reducirá de 40 a 37,5 horas semanales. Esta medida, enmarcada en la reforma laboral aprobada por el Gobierno en 2022, tiene como objetivo mejorar la conciliación familiar y laboral, aumentar la productividad y reducir el estrés de los trabajadores. Hoy, en Novagés hablamos sobre la nueva jornada de 37.5 horas en España.

Jornada de 37.5 horas en España

En 2025, España se unirá a una lista de países que han implementado la jornada laboral de 37,5 horas a la semana. Esta medida busca mejorar la calidad de vida de los empleados y reducir el estrés laboral.

La reducción de la jornada laboral se aplicará de forma gradual en algunos sectores. En otros, la jornada se mantendrá en 40 horas semanales, pero se podrán negociar horas extras y compensaciones por las horas trabajadas de más.

En cuanto a los beneficios perseguidos, está que los empleados tengan más tiempo libre para dedicar a sus familiares, amigos y actividades personales. Esto puede mejorar su calidad de vida y reducir el estrés.

Por otro lado, algunos estudios han demostrado que reducir la jornada laboral puede aumentar la productividad en el trabajo. Esto se debe a que los empleados están más frescos y enfocados en sus tareas.

A su vez, la reducción de la jornada laboral puede reducir el absentismo laboral. Los empleados tienen más tiempo libre para cuidar sus necesidades personales y no tienen que preocuparse por la falta de tiempo para hacer las cosas.

Finalmente, puede mejorar la salud de los empleados. Esto se debe a que tienen más tiempo libre para realizar actividades físicas y mejorar su bienestar general.

En cambio, existen una serie de posibles desventajas.

Algunos expertos argumentan que reducir la jornada laboral puede reducir la productividad en el trabajo. Esto se debe a que los empleados tienen menos tiempo para realizar sus tareas. En algunos casos, podría generara mayor estrés.

Por último, la reducción de la jornada laboral puede tener un impacto negativo en la economía. Puede que las empresas no tengan suficientes empleados para mantener el nivel de producción y deban reducir sus operaciones.