En un post anterior de Novagés explicamos qué es la señalización de seguridad y salud en el trabajo. En esta ocasión, nos centramos en los principales criterios para la señalización en el trabajo, así como otros aspectos a tener en cuenta.

Cuáles son los criterios para la señalización en el trabajo

En primer lugar, para que la señalización sea efectiva, es necesario elegir el tipo de señal adecuada para cada situación. Por otro lado, debe establecerse el número de señales necesario y el emplazamiento de las mismas.

Para ello, se deben tener en cuenta puntos básicos como qué riesgos han de señalizarse, el número de trabajadores afectados y la extensión de la zona donde debe indicarse el riesgo.

Sin embargo, no debe pecarse de un exceso de señalización. Al contrario, las señales deben instalarse justamente donde se necesitan.

Por ejemplo, cuando una señal se coloca a la entrada de un edificio o de un habitáculo en concreto, esas normas deben cumplirse desde el mismo momento en que se entra allí.

En cambio, si una señal se encuentra sobre una máquina concreta, ésta afectará únicamente al uso de dicha máquina.

Además, las señales tienen que estar perfectamente visibles. En el caso de trabajadores con problemas auditivos o visuales, éstas deberán adaptarse para que sean accesibles a todos.

Otro aspecto importante es el mantenimiento de las señales. El empresario debe limpiarlas, mantenerlas y verificarlas periódicamente, sustituyendo las que así lo requieran.

En otro orden de cosas, los trabajadores deben recibir la formación necesaria que les permita identificar e interpretar cada una de las señales.

En qué lugares debe colocarse la señalización de seguridad y salud en el trabajo

Además de conocer los criterios para la señalización en el trabajo, es necesario saber cuáles son las situaciones en las que deben emplearse dichas señales.

Según el Real Decreto 485/1997, deben señalizarse aquellos lugares donde se almacenen sustancias o productos peligrosos, así como los recipientes o tuberías que los contengan.

También se señalizarán los lugares que entrañen algún tipo de peligro, o donde existan obstáculos, así como las vías de circulación.

Se incluyen también los riesgos específicos como los biológicos, de radiaciones ionizantes, eléctricos, etc.

Por otra parte, se señalizarán todas las maniobras que puedan ser peligrosas y las situaciones de emergencia.

Finalmente, siempre deben indicarse las salidas de emergencia y la ubicación de los equipos de lucha contra incendios y de primeros auxilios.