Desde que llegó el COVID, las empresas han tenido que adaptarse a la nueva situación a través de diferentes medidas. Además de implantar el teletrabajo como método durante los meses del confinamiento, muchas han tenido que realizar cambios para crear espacios de trabajo anti COVID. Hoy en Novagés hablamos de las acciones llevadas a cabo para conseguir esta adaptación.

Cómo son los espacios de trabajo anti COVID

Son muchas las mejoras que se pueden implementar en las empresas para convertirlas en espacios de trabajo anti COVID.

Por un lado, la adaptación del entorno de trabajo, ya sean oficinas, fábricas, comercios, hostelería, etc.

Por ejemplo, en comercios una de las medidas más adaptadas ha sido la instalación de mamparas que protejan tanto a trabajadores como a clientes.

Gran parte de ellas se fabrican en metacrilato, un material transparente y resistente, a la par que ligero. Suelen colocarse directamente sobre mostradores, mesas y líneas de cajas.

También existen opciones plásticas o de PVC que se enrollan y se cuelgan del techo, para lugares que no cuentan con una superficie de apoyo lo suficientemente grande.

Ambos tipos de separaciones se utilizan también para separar puestos de trabajo.

Otra de las medidas universales, que podemos encontrar en cualquier establecimiento o empresa, son los dispensadores de gel hidro-alcohólico. Y es que una buena higiene de manos sigue siendo fundamental para evitar posibles contagios.

De hecho, buscar el dispensador de gel se ha convertido ya en un acto reflejo cada vez que se ingresa en un establecimiento, empresa u organismo público.

Por otro lado, se está extendiendo la automatización de los accesos, tanto desde la calle, como en accesos internos. Con el fin de minimizar el contacto, las puertas automáticas y los dispositivos de apertura sin contacto y los de control de aforo son cada vez más comunes, aportando un extra de seguridad, tranquilidad y confianza.

También se han mejorado los sistemas de ventilación, que permiten renovar el aire de manera más eficiente.

Además de esto, son muchas las empresas que han optado por reestructurar los espacios de trabajo. Una reorganización de la disposición de los puestos de trabajo y otros elementos puede ayudar a guardar las distancias interpersonales.

En caso de renovación de mobiliario, hoy existen muchos materiales fáciles de limpiar y desinfectar. Algunos de ellos se diseñan con materiales que evitan la concentración de gérmenes y la proliferación de moho y hongos.

Otras acciones a realizar

No podemos olvidar que se han mejorado y reforzado los protocolos de limpieza y desinfección de los diferentes ambientes de trabajo.

Al mismo tiempo, se han reducido las reuniones presenciales, apostando por las virtuales

Asimismo, las empresas han invertido en EPI y material que proteja a sus trabajadores frente a un posible contagio.

Finalmente, la formación en Prevención de Riesgos Laborales se ha ampliado, incluyendo todos los protocolos relativos al COVID.