Desde el principio de los tiempos, el ser humano se las ha ingeniado para mejorar su entorno y conseguir una vida más fácil. Con el paso del tiempo, grandes mentes pensantes diseñaron inventos que mejoraron la seguridad laboral de manera considerable.  Hoy en Novages queremos presentaros algunos de ellos.

Casco de seguridad

Si pensamos en el personal de la construcción, nos viene a la mente el típico casco de plástico blanco o amarillo que protege sus cabezas.  Aunque parece un invento moderno, ya lleva entre nosotros desde 1.912, año en el que Frank Kafka, desarrolló el primer casco para civiles conocido, mientras trabajaba estudiando accidentes en el Instituto de los Trabajadores de Seguros de Bohemia.

Años más tarde, en 1.919 la empresa americana Bullard patentaría un casco duro cocido, que posteriormente perfeccionaría con una suspensión interna cuya finalidad era amortiguar los impactos recibidos en el casco.

Un poco después el empleo del casco se convirtió en obligatorio, siendo necesario su uso en obras tan emblemáticas como la construcción del famoso puente Golden Gate de San Francisco o la también americana Presa Hoover.

Hoy en día es común encontrarlos en trabajos de la construcción, minería, electricidad, etc.  y se nos hace francamente raro pensar que hubo un tiempo en el que no existieron.

El extintor

Otro de los inventos que mejoraron la seguridad laboral de manera importante es el extintor, que fue patentado en Reino Unido en el año 1.839. Su creador, William George Manby decidió que sería buena idea diseñar un instrumento que ayudase a los bomberos a combatir el fuego con una mayor efectividad.

A tal efecto creó el extintor, un aparato entonces rudimentario compuesto por tres cilindros con agua y un cuarto con aire comprimido, para lograr que el agua saliese a presión. De este modo, además de apagar los fuegos más rápidamente, la presión del extintor permitiría llegar a puntos donde los bomberos no alcanzaban antes.

Casi 70 años más tarde, en 1.905, el agua que llenaba los depósitos del extintor se cambió por bicarbonato sódico.

La escalera de incendios

Existen referencias de la existencia de dispositivos de salida de incendios desde finales del SXVIII. Desde entonces han sido numerosas las ideas que han rodeado ese concepto, y aunque no está totalmente clara la autoría de la creación de la escalera de incendios, algunos estudios afirman que en 1.887 Anna Connelly fue quien diseñó la primera de ellas.

Sea como fuere, hoy en día son muchos edificios los que incorporan en su estructura este dispositivo de seguridad, que permite una evacuación rápida y segura.

El detector de humos

El detector de humos fue uno de los inventos que mejoraron la seguridad laboral en las fábricas y talleres. Fue en el año 1.890 cuando Francis Robbins Upton inventó el primer detector de humos. El mayor problema fue que era un aparato tan costoso que no podían permitirse en todos los establecimientos.

Pero en 1.965, Duane D. Pearsall realizó un diseño al alcance de la mayoría de los bolsillos, permitiendo que cualquier fábrica o comercio que lo necesitase pudiese contar con uno. Tal fue su popularidad que hoy en día se encuentra en muchos hogares de todo el mundo.

La máscara anti-gas

Este fue otro de los inventos clave en la historia de la seguridad laboral. En 1.915 Garrett August Morgan creó la máscara anti-gas, que fue ampliamente utilizada durante la 1ª Guerra Mundial, cuando proliferaron las armas químicas.

Además de su carácter bélico, ha permitido salvar muchas vidas en laboratorios y en ambientes de trabajo con grandes concentraciones de humo o de gases tóxicos.

¿Qué otros inventos incluiríais vosotros en este listado?

Nuestros cursos de prevención de riesgos laborales aquí.