A pesar de que hemos superado un año de pandemia, todavía sabemos muy poco sobre todo lo que rodea al coronavirus. Son muchas las empresas que en este tiempo han desarrollado productos y dispositivos para la prevención de contagios. Entre ellas, están las mascarillas, de uso obligatorio en nuestro país y una buena barrera frente al virus. Precisamente, estos días se ha desatado la polémica acerca de las mascarillas de grafeno, debido a la información que llega desde Canadá.

Por qué se habla de las mascarillas de grafeno

Las mascarillas se han vuelto indispensables en nuestro día a día, tanto en el ámbito personal como en la prevención de riesgos laborales. Para que sean seguras, han de superar una serie de pruebas de control, que determinan si están o no homologadas.

Sin embargo, existen ciertos modelos que hacen saltar las alarmas sobre su seguridad.

En este caso, nos referimos a algunas mascarillas de grafeno. Se trata de un material compuesto por átomos de carbono, muy ligero y resistente. Por ejemplo, su uso está muy extendido en la industria tecnológica.

Por otro lado, algunos tipos de grafeno tienen propiedades antibacterianas. Todo ello hace que se haya incluido en las mascarillas de muchos fabricantes.

La alarma saltó cuando las autoridades sanitarias canadienses sacaron a la luz información sobre los posibles riesgos del grafeno o la biomasa de grafeno en las mascarillas.

Sus declaraciones advertían de que la inhalación de partículas de grafeno podría suponer un riesgo para la salud. Esto se basa en que existe una investigación previa en la que se observaba que la inhalación de partículas de grafeno en animales podía causar toxicidad pulmonar temprana.

Según diversos expertos en la materia, el riesgo para la salud dependerá del tipo de grafeno utilizado, la cantidad que contenga las mascarillas, si está en láminas o nanopartículas, el número de capas, etc.

Recomendación preventiva de no usarlas

En España, Madrid, Castilla y León y el País Vasco se anticiparon en sus regiones advirtiendo de los posibles peligros de las mascarillas de grafeno.

Posteriormente, como medida preventiva y hasta que haya estudios que evidencien los efectos de tal afirmación en humanos, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha recomendado que no se empleen las mascarillas que lo contengan.

De hecho, se están retirando en organismos públicos como los centros hospitalarios y avisando a la población para que revisen las mascarillas que tengan en casa.