Go to Top

Prevención de riesgos laborales en la vendimia

Prevención de riesgos laborales en la vendimia

Hace un tiempo hablamos sobre Accidentes Laborales en el Campo. Hoy, aprovechando que comienza la época de vendimia en numerosas regiones de nuestra geografía, desde Novagés os hablamos sobre Prevención de riesgos laborales en la vendimia.

Una larga tradición en España

El cultivo de la uva para producir vino no es cosa nueva, sino que viene de largo. La creciente expansión de las diferentes regiones viticultoras y de las Denominaciones de Origen genera un mayor volumen de trabajo en el sector.

Muchos son los temporeros que acuden a recoger la uva, tanto desde diferentes puntos de España, como del extranjero. Para poder realizar su trabajo, dedicarán muchas horas de trabajo al día.

Riesgos laborales de la vendimia

Cada trabajador maneja tijeras para poder cortar el fruto, por lo que es conveniente que reciba una formación previa de cómo hacerlo correctamente.

Por otro lado, deben adoptar posturas forzadas durante gran parte de la jornada. Agacharse para alcanzar las ramas bajas, estirar los brazos para llegar a las más altas… Este tipo de trabajos pueden generar molestias en el cuello, brazos, manos, cervicales y lumbares.

Para evitar todas estas dolencias, es necesario facilitar a los trabajadores de la vendimia una correcta formación previa.

Acciones para la prevención de riesgos laborales en la vendimia

Aunque estas acciones están enfocadas a la prevención de riesgos laborales en la vendimia, pueden aplicarse a muchos trabajos de recogida de frutas o frutos.

Calentamiento previo y estiramientos intermedios

Primeramente, antes de comenzar cada jornada, es importante realizar ejercicios de calentamiento. Comenzar a recoger la uva en frío, literalmente, puede derivar en lesiones.

Este calentamiento puede ser similar a los previos al ejercicio físico. Al fin y al cabo, la labor desempeñada es más bien física. Deben calentarse las piernas, brazos, las muñecas, el cuello y la espalda.

Además, es conveniente hacer breves pausas en la jornada para realizar estiramientos.  Aunque pueda parecer una tontería, se nota una gran diferencia entre quienes los hacen y quienes no.

Estiramientos finales

Igual de importante es preparar el cuerpo para la actividad física, como acondicionarlo tras ella. Los estiramientos una vez finalizada la jornada son ideales para desentumecer músculos y recuperar el movimiento de las articulaciones.

Relajar tu cuerpo al terminar el día y realizar actividades diferentes permiten al trabajador cambiar de aires y desconectar.

Uso correcto de las tijeras

Las tijeras son una herramienta peligrosa si no se utiliza adecuadamente. Además de guardar una distancia de seguridad suficiente con los compañeros, han de utilizarse guantes para evitar cortes.

Gafas de seguridad y ropa adecuada

Además de los guantes, las gafas de seguridad son un buen elemento protector de los trabajadores. Evitan tanto salpicaduras de la propia uva como accidentes con las ramas o el entorno.

Por otra parte, se recomienda usar prendas de colores neutros para no atraer a los insectos. Además, se debe evitar que tengan piezas que puedan engancharse con facilidad. El uso de pantalones largos es una buena idea también.

Higiene postural

Este es uno de los pasos más importantes en la prevención de riesgos laborales en la vendimia. Es importante mantener una correcta higiene postural. Agacharse y levantarse, al igual que coger pesos de manera adecuada es fundamental para evitar lesiones y dolores.

Lo ideal es realizar movimientos como los de las sentadillas, sin flexionar la espalda. De este modo, se reparte el peso entre ambas piernas y los brazos, sin forzar la zona lumbar.

Realizar correctamente el trabajo

Dice el refrán que “quien mucho abarca, poco aprieta”. Es mejor hacer las cosas correctamente que intentar sobrecargarse.

Se deben respetar los pesos máximos, evitar las distancias largas soportando un peso innecesario. En muchos viñedos, existe personal manejando tractores que recoge las cajas de uvas recolectadas. Esto evita desplazamientos y riesgos innecesarios.

Eso sí, los trabajadores deben ser conscientes de los peligros de un tractor, respetando las zonas destinadas para ellos.

Mantener la hidratación

Las jornadas de los vendimiadores pueden ser largas y extenuantes. Por ello, es importante que se mantengan correctamente hidratados. También deben reponer fuerzas durante los descansos estipulados. Eso sí, ojo con tomar las uvas sin lavar, porque pueden provocar problemas gastrointestinales por suciedad o posibles restos químicos.

Finalmente, al igual que ocurre en todos los trabajos, debe imperar el sentido común.

En Novagés somos expertos en Prevención de Riesgos Laborales para cualquier sector. Contacte con nosotros y planifique la prevención que su empresa necesita.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *