Prevenir el dolor en el trabajo

En las últimas décadas, se han multiplicado los casos de trabajadores que se quejan de dolores que les impiden trabajar en condiciones óptimas.  Tanto es así, que el coste de los tratamientos para curar el dolor ha hecho a las empresas pensar en prevenir el dolor en el trabajo en lugar de tratarlo a posteriori.

Un problema que va en aumento

Las lesiones óseas y musculares han aumentado en los últimos tiempos en todo tipo de empresas. De hecho, son tan numerosas que constituyen uno de los gastos más fuertes en los seguros médicos de las compañías.

Las previsiones no son nada alentadoras, puesto que para 2020 se espera que los costes por este tipo de consultas médicas en las empresas aumenten casi un 5%.

Por tal motivo, esta escalada de incidencias ha tenido como consecuencia la puesta en marcha de nuevas medidas preventivas.

Prevenir el dolor en el trabajo: meta de todos los sectores

Podría pensarse que el dolor en el trabajo aparece en trabajos que requieren gran esfuerzo físico. Sin embargo, un trabajo de oficina puede causar el mismo tipo de problemas.

Es por eso que una prevención del dolor es necesaria en todos los sectores. Si se consiguen reducir las situaciones que lo provocan, se evitarán los costes de futuros tratamientos. Además, se reducirán las bajas por dolor crónico, que llegan a incapacitar a los trabajadores.

Operaciones como último recurso

La psicología juega un papel importante para abordar la problemática del dolor. Si un trabajador sufre un dolor que se cronifica, en el caso de que los tratamientos tradicionales no funcionen, puede llegar a requerir una operación.

El concepto «intervención quirúrgica» suele hacer reaccionar al paciente, animándole a prevenir la situación. Está demostrado que ante la expectativa de una posible operación, los afectados aumentan su motivación para mejorar.

Por tanto, tras trabajar activamente para prevenir el dolor en el trabajo, los casos que surjan deben abordarse a la mayor brevedad posible. De este modo, tendrán más probabilidades de solucionarse a corto plazo, reduciendo considerablemente los costes y mejorando el bienestar de los trabajadores.

Prevención y acción

Además de la prevención más tradicional, muchas empresas han decidido entrar en acción. Entre otras cuestiones, ofrecen a sus empleados la posibilidad de realizar ejercicio en el trabajo. En algunas empresas han habilitado un espacio como gimnasio, donde sus trabajadores pueden acudir de manera gratuita para cuidarse y prevenir lesiones en en trabajo.

Está claro que prevenir el dolor en el trabajo es bueno para ambas partes: trabajador y empleado.

En Novagés somos expertos en Prevención de Riesgos Laborales. Contacte con nosotros y mejore el bienestar de su plantilla.