Actualmente el riesgo que quizá más preocupe al personal sanitario sea el del contagio de coronavirus. Sin embargo, este tipo de trabajadores se exponen a diario a diferentes tipos de riesgos laborales. Hoy en Novagés hablamos sobre los riesgos ergonómicos del personal sanitario.

Cuáles son los riesgos ergonómicos del personal sanitario

Las lesiones musculoesqueléticas son el riesgo ergonómico más común entre el personal sanitario, causado la mayoría de las veces por malas posturas, sobreesfuerzos, movilización inadecuada de pacientes y movimientos repetitivos. Pero también son frecuentes entre los trabajadores que realizan trabajo de oficina dentro del sector sanitario.

Dentro de las dolencias más comunes abundan las lesiones musculares, tendinitis, daños en articulaciones, ligamentos y nervios. Dichos problemas pueden causar dolor, inflamación o disminución de fuerza o de movilidad.

Por otro lado, las zonas del cuerpo de mayor incidencia son las muñecas, la espalda, el cuello, los hombros y los codos.

Riesgos por movilización de cargas

Levantar o mover pacientes es una de las tareas más frecuentes en el día a día de los profesionales sanitarios.

En muchas ocasiones, no existen medios mecanizados para realizar este trabajo, por lo que el esfuerzo recae en el trabajador. Las zonas que más sufren son la espalda, el cuello, los hombros y los brazos.

La movilización reiterada de cargas puede derivar en lumbalgias, degeneraciones de columna, hernias, etc.

Por otro lado, el trato con los pacientes y su movilización requiere muchas veces adoptar posturas forzadas, como flexiones de espalda que si no se realizan de forma ergonómica pueden derivar en problemas de salud.

Riesgos por trabajos repetitivos

Uno de los riesgos ergonómicos del personal sanitario es la realización de trabajo repetitivo.

Este afecta mayormente a las muñecas, cuello y hombros, al realizar tareas de alimentación y aseo, entre otras.

Prevención de riesgos ergonómicos del personal sanitario

Como suele suceder en todos los sectores, un estudio de los posibles riesgos laborales puede ser decisivo para trazar un plan de actuación inmediata.

Muchos de los riesgos del personal sanitario podrían evitarse con pequeñas mejoras de diseño en los centros de trabajo.

Habitaciones con mayor espacio de movilidad, camas regulables en altura y posición o grúas para mover a pacientes son algunos puntos que mejorarían la ergonomía de los empleados.

Por otro lado, todo el personal sanitario debe recibir una adecuada formación para la prevención de riesgos laborales.