Las estaciones de esquí son lugares de trabajo únicos, ya que combinan la naturaleza con la actividad turística. Esto conlleva una serie de riesgos laborales específicos para los trabajadores que desempeñan su labor en estas instalaciones. Hoy, en el blog de Novagés, hablamos sobre los riesgos laborales de los trabajadores de estaciones de esquí, un lugar que atrae e miles de visitantes cada año.

El trabajo en estas estaciones, que se desarrolla en un entorno de alta montaña y condiciones climáticas extremas, conlleva riesgos asociados a la altitud, el frío, la humedad y la exposición a la radiación solar.

Riesgos laborales de los trabajadores de estaciones de esquí

Además, la naturaleza estacional de la actividad genera una concentración de la carga laboral durante la temporada de esquí, seguida de una reducción significativa de la actividad y del número de trabajadores una vez finalizada esta temporada.

Uno de los principales riesgos laborales de los trabajadores de estaciones de esquí es la exposición a temperaturas extremadamente frías. Las bajas temperaturas pueden llevar a hipotermia, congelación y otros problemas relacionados con el frío.

Por otro lado, las caídas son otro de los riesgos más comunes en las estaciones de esquí. Pueden producirse por el suelo helado, las pendientes pronunciadas o el uso de equipos de trabajo inadecuados. De hecho, las superficies resbaladizas y el terreno irregular aumentan el riesgo de caídas, que pueden causar lesiones graves.

Para aquellos que trabajan en zonas montañosas, el riesgo de avalanchas es una preocupación constante, especialmente después de fuertes nevadas.

Además, los trabajadores de las estaciones de esquí pueden quedar atrapados por equipos de trabajo, vehículos o elementos de la infraestructura. También el uso de maquinaria pesada como motonieves y máquinas pisa nieve implica riesgos de accidentes y lesiones.

Otro de los riesgos a los que se enfrentan son los cortes, que pueden producirse por el uso de herramientas o equipos de trabajo.

Al mismo tiempo, los trabajadores de las estaciones de esquí pueden entrar en contacto con sustancias peligrosas, como productos químicos o disolventes.

Finalmente, el estrés es un riesgo laboral que afecta a muchos trabajadores, pero que puede ser especialmente intenso en las estaciones de esquí. Esto se debe a las condiciones climáticas adversas, las largas jornadas de trabajo y la presión por ofrecer un servicio de calidad.

Prevención de riesgos en estaciones de esquí

Como siempre, la prevención es pieza clave para evitar este tipo de riesgos.

Para ello, además de una formación específica para los diferentes puestos de trabajo, es necesario que dispongan de los EPI adecuados.

También la revisión de las infraestructuras y su correcto mantenimiento son imprescindibles para evitar accidentes o riesgos.