Riesgos laborales de los trabajos nocturnos

Estamos acostumbrados a que la gran mayoría de trabajos se realicen durante el día. Sin embargo, existe un porcentaje de población que trabaja de forma continua o temporalmente en turnos de noche. Por eso, hoy en Novagés repasamos los riesgos laborales de los trabajos nocturnos, de cara a evitar posibles accidentes en el puesto de trabajo.

Principales riesgos laborales de los trabajos nocturnos

Por naturaleza, las personas estamos preparadas para estar más activos durante el día y menos cuando cae el sol. Aunque algunas personas tienen una mayor facilidad para adaptar sus ritmos a sus turnos de trabajo, no es lo habitual.

Entre los trastornos más frecuentes asociados a los turnos nocturnos están los trastornos del sueño, una alimentación desequilibrada y la falta de actividad física.

Trastornos del sueño

Si nuestro cuerpo está acostumbrado a dormir por la noche, puede ser duro acostumbrarse a descansar por el día. Los ruidos de la actividad diurna y la claridad de la luz del día suelen condicionar una buena calidad del sueño.

Para prevenir estos trastornos del sueño, existe una serie de medidas que pueden ayudar bastante. Por un lado, es conveniente acondicionar la habitación para un mejor descanso: que no entre luz del exterior, que la temperatura sea agradable y fresca y usar tapones en caso de un ruido excesivo.

Por otro lado, puede ayudar establecer rutinas diarias antes de acostarse, como darse un baño relajante o dedicar un rato a la lectura. Es importante evitar pantallas y actividades estimulantes, así como evitar ejercicio de alta intensidad unas horas antes de dormir.

Adicionalmente, es fundamental controlar lo que se come y bebe antes del descanso. Nada de comidas copiosas ni bebidas estimulantes. Es mejor posponerlas para después de dormir.

Alimentación desordenada

Otro de los riesgos laborales de los trabajos nocturnos es no cuidar la alimentación. El desorden horario puede provocar que el cuerpo necesite reponer energías con comidas muy calóricas. Por eso, es importante reordenar las comidas para mantenerse sano.

Además de aligerar las tomas, conviene añadir uno o dos tentempiés durante la jornada laboral. Éstos ayudarán a mantener la energía en el trabajo y por tanto, a mantenerse despierto.

Por último, no debe descuidarse la hidratación, que ayudará a los procesos digestivos y a cuidar la salud en general.

Actividad física

El trabajar de noche puede hacer que buscar un hueco para el ejercicio sea más complicado. Lo ideal sería que la actividad física se realizase al poco tiempo de levantarse. De este modo, se activa el organismo y se prepara para afrontar el día con más energía.

Como comentábamos antes, es mejor evitar actividad física moderada o fuerte las horas antes de acostarse.

Seguir estas pequeñas recomendaciones puede ayudar a sobrellevar mejor los trabajos nocturnos y evitar accidentes en el puesto de trabajo e In Itinere.

Recuerde que en Novagés impartimos la formación en prevención de riesgos laborales para todos los sectores. Contacte con nosotros y mantenga seguro a su plantilla.