El verano es la época del año en la que se recogen diferentes tipos de cosechas, como es el caso de la fruta. Miles de personas llegadas de diversos puntos del país y del mundo, llegan a nuestros campos para ayudar en esta labor. Por eso, hoy en Novagés hablamos sobre los riesgos laborales en la recogida de la fruta.

Principales riesgos laborales en la recogida de la fruta

Hace un tiempo hablamos específicamente de los riesgos laborales asociados a la vendimia. Sin embargo, existen riesgos laborales asociados a la recogida de todo tipo de frutas, que merece la pena recordar.

Aunque inicialmente puede parecer una tarea sencilla, es necesario que los trabajadores reciban nociones previas de prevención de riesgos laborales. Por un lado, deben adquirir conocimientos generales y por otro lado otros más específicos de sus funciones concretas.

En caso de existir diferentes puestos de trabajo o tareas a desempeñar, cada trabajador debe recibir la formación correspondiente sobre equipos de protección y sobre modos de trabajo seguros.

Información sobre equipos de protección y herramientas de trabajo

Cada empresa debe facilitar a sus trabajadores todos los medios necesarios para garantizar su seguridad en la jornada laboral. Por un lado las gafas de protección, botas, guantes y ropa de trabajo o uniforme si fuese necesario.

Por otro lado, debe proveerles del material idóneo para cada puesto y formarles sobre cómo utilizarlo. Herramientas como azadas, tijeras podadoras o de corte forman parte del día a día de estas labores.

Conocimiento del medio y de los procedimientos de trabajo

Además, es conveniente que todos los trabajadores conozcan perfectamente las características de la finca o terreno por el que van a moverse. Datos como si existen pendientes, desniveles, escalones, etc., son esenciales para evitar resbalones, caídas y golpes.

Adicionalmente, los procedimientos de trabajo marcan unas directrices claras y seguras para evitar accidentes. No debemos olvidar la ergonomía en el puesto de trabajo. Es fundamental evitar posturas forzadas, sobrecargas, movimientos repetitivos, exceder el peso acarreado, etc.

Otros de los riesgos laborales en la recogida de la fruta a los que se enfrentan los temporeros son las picaduras de insectos, atropellos de maquinarias o vehículos en el área de trabajo y la exposición a altas temperaturas, que puede conllevar golpes de calor, mareos, deshidratación, etc.

Finalmente, toda la maquinaria que se utilice en los procesos de trabajo debe ser manejada únicamente por personal formado a tal efecto.

A todo esto, actualmente se deben tener en cuenta todas las medidas necesarias para la prevención del contagio del coronavirus.