Con la llegada del buen tiempo se dispara la demanda de pequeñas obras y reformas que no requieren proyecto de obra. Sin embargo, por muy pequeños que sean los trabajos a realizar, no están exentos de riesgos. Por eso, hoy en Novagés hablamos sobre los riesgos laborales en obras menores.

La importancia de los riesgos laborales en obras menores

Las obras menores son aquellas que no afectan a elementos estructurales, ni a las condiciones de habitabilidad o seguridad, implicando actuaciones técnicamente sencillas. Por norma general, se trata de obras que no requieren de un proyecto de ejecución.

Dentro de este tipo de obras hay actuaciones tan frecuentes como la sustitución de canalones, la pintura de fachadas, la impermeabilización de cubiertas, etc. No obstante, la decisión sobre si se trata de una obra menor o mayor recae sobre cada ayuntamiento.

Sin embargo, que sean obras pequeñas no quiere decir que carezcan de riesgos laborales. En este aspecto, el Real Decreto 1627/1997 recoge las disposiciones mínimas sobre seguridad y salud de los trabajadores de la construcción, incluyendo también las obras menores que no requieren proyecto.

Por otro lado, en este tipo de obras sin proyecto no se exige al contratista que elabore un plan de seguridad y salud en el trabajo, aunque éste es más que recomendable.

Lamentablemente, el número de accidentes laborales en obras menores no es pequeño.

Tipos de accidentes laborales en obras menores

Según datos de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (CNSST), gran parte de los accidentes laborales en obras menores los sufren trabajadores de empresas pequeñas (menos de 10 trabajadores) en trabajos de reformas.

En la mayoría de los casos, estos trabajadores carecen de la debida documentación en prevención de riesgos laborales y su consiguiente formación. Tampoco se adoptan las medidas preventivas necesarias.

Como conclusión, estos preocupantes datos podrían variar drásticamente con una normativa más actualizada que introdujese instrucciones precisas al respecto. Por ejemplo, la obligatoriedad de la formación en materia de prevención de riesgos laborales y la adopción de medidas preventivas. También el uso de herramientas de control que certifiquen que se ha llevado a cabo el proceso correctamente.

En Novagés nos encargamos de la prevención técnica en todo tipo de sectores, además de impartir la formación en prevención de riesgos laborales más adecuada para cada empresa.