Está claro que las nuevas tecnologías han contribuido a mejorar muchos aspectos de nuestro día a día. Por ejemplo, a nivel de avances en materia de prevención de riesgos laborales. Sin embargo, no todo el mundo es capaz de adaptarse a ellas con la misma facilidad. Esto conlleva una serie de problemas derivados de las nuevas tecnologías, que analizamos hoy en Novagés.

Problemas derivados de las nuevas tecnologías

Para un gran porcentaje de población trabajadora, la incursión de las nuevas tecnologías ha supuesto un gran avance en su día a día. Muchas gestiones que antes se realizaban a mano, son ahora procesadas por ordenadores, logrando una mayor eficiencia laboral.

Sin embargo, la adaptación a las nuevas tecnologías no ha sido un camino de rosas para todos, ocasionando una serie de problemas de diversa consideración.

Entre los sectores más afectados están el educativo y el sanitario. Además, en mayor o menor medida, el aumento del teletrabajo ha afectado a prácticamente todos los trabajadores.

Por un lado, de manera genérica, podemos hablar de tecnoestrés. Se trata de un término que abarca un amplio abanico de conceptos, como la tecnofatiga, la tecnoansiedad y la tecnoadicción, de los que hablamos en un post anterior.

Aunque estos son los más habituales, existen otros problemas derivados de las nuevas tecnologías en el entorno de trabajo. Pueden estar relacionadas con la falta de habilidades tecnológicas y con la excesiva exposición a las nuevas tecnologías.

Problemas derivados de las nuevas tecnologías asociados a las dificultades de aprendizaje

Tecnocomplejidad o tecnodificultad

En este caso se refiere a la falta de habilidad en el manejo de las nuevas tecnologías. Afecta sobre todo a trabajadores de mayor edad que han incorporado su uso hace poco tiempo y a sectores no habituados a ellas.

Tecnoinseguridad

Está directamente relacionada con la tecnocomplejidad o tecnodificultad, ya que la padecen quienes manejan con mayor dificultad las tecnologías más modernas. En concreto, se refiere al miedo de perder el puesto de trabajo para ser sustituido por una persona con mayores habilidades tecnológicas.

Tecnoincertidumbre

Por último, la tecnoincertidumbre nace de la necesidad de adaptarse a los continuos cambios y actualizaciones que requieren las nuevas tecnologías. Para no quedarse obsoleto, son necesarios el reciclaje y la actualización constante de los conocimientos.

Problemas derivados de las nuevas tecnologías asociados a la sobrecarga

Tecnosobrecarga

Muy similar a la tecnofatiga, hace referencia a la sobrecarga de trabajo producida por la necesidad de adaptarse a los cambios que marcan las nuevas tecnologías y a una sobreexposición a las mismas.

Tecnointrusión

Finalmente, la tecnointrusión aparece cuando la vida de los trabajadores, tanto en el plano laboral como personal, se encuentra invadida por las nuevas tecnologías. El acceso pleno a Internet en prácticamente cualquier rincón del mundo facilita las consultas fuera de horas de trabajo y el llevarse tareas a casa, impidiendo la necesaria desconexión digital.