La pirámide de población ha sufrido un importante cambio en las últimas décadas. Cada vez nacen menos niños, por lo que la sociedad se va envejeciendo. Esto ha conllevado la proliferación de residencias de ancianos y dependientes, y por consiguiente, el aumento de trabajo para los cuidadores. Hoy en Novagés analizamos los riesgos laborales en residencias.

Riesgos laborales en residencias

En España existen muchas personas trabajando en residencias de ancianos o de personas dependientes. La elevada carga de trabajo y una falta de formación en prevención de riesgos laborales está provocando diferentes problemas de salud a los trabajadores.

Por un lado, cada vez son más las consultas que refieren sobrecarga física. En la gran mayoría de los casos, los trabajos desempeñados se realizan de manera manual, sin apenas apoyo mecánico.

Debido a esto, son habituales los problemas por sobrecargas musculares y dolor articular. La higiene postural y el uso de elementos de refuerzo como fajas, rodilleras y muñequeras pueden ser muy prácticos para evitarlos.

Por otro lado, la sobrecarga mental hace mella entre los trabajadores. Si bien es un trabajo para el que se debe estar preparado psicológicamente, el estrés, el exceso de trabajo y la mala organización, pueden jugar malas pasadas. Muchos empleados se quejan de estrés, ansiedad, nerviosismo, problemas para conciliar el sueño y depresión.

El problema de la automedicación

En los últimos tiempos se ha detectado un aumento considerable de la automedicación en el gremio de los cuidadores. Esta arriesgada práctica pone en peligro la salud del trabajador, pudiendo tener consecuencias graves o fatales.

Además, al carecer de diagnóstico, muchas de las sustancias que toman solamente alivian temporalmente los síntomas, pero no actúan sobre el agente que los causa. Pero este alivio temporal hace que recurran de manera incesante a su ingesta, creando una situación crónica y potencialmente peligrosa.

La prevención y vigilancia de la salud de los trabajadores

Una vez más, la prevención de riesgos laborales en residencias es la mejor opción para evitar estos problemas.

Una correcta formación puede evitar la aparición de problemas musculo-esqueléticos, además de prevenir los problemas de índole psicológica.

Esta formación es fundamental, tanto para los trabajadores como para sus superiores. Estos últimos juegan un importante papel, ya que pueden ayudar a detectar posibles riesgos y ponerles solución. Por ejemplo, mediante la instalación de elementos mecánicos que faciliten la tarea de los empleados. Es el caso de las grúas para mover enfermos y de las camas articuladas.

En Novagés realizamos la formación en Prevención de Riesgos Laborales para todos los sectores. Además ofrecemos el servicio de prevención técnica y vigilancia de la salud.

Contacte con nosotros y haga de su residencia un lugar seguro.