Go to Top

Salud auditiva en el trabajo

Hoy, 3 de marzo, se celebra el Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición. En homenaje a ello, en Novages queremos hablaros de un tema importante, la salud auditiva en el trabajo.

Una sociedad ruidosa

La mayor parte de la población actual se concentra en las grandes ciudades. Lamentablemente, los niveles de ruido a los que se expone la sociedad son potencialmente nocivos para la salud auditiva. De hecho, la OMS estima que en el año 2050 al menos una de cada diez personas sufrirá pérdidas auditivas.

El tráfico, las obras, los centros comerciales… existen pocos reductos donde escapar del ruido. Este ruido es uno de los grandes males de la sociedad, porque además de provocar molestias y pérdidas de audición, puede derivar en otros problemas de salud, como insomnio, estrés, etc.

Está claro que un entorno ruidoso es perjudicial para la salud y para la calidad de vida.

Salud auditiva en el trabajo

Dentro de la Prevención de Riesgos Laborales, es fundamental identificar los posibles riesgos en cada puesto de trabajo y minimizarlos hasta el punto de hacerlos desaparecer.

En determinados puestos, los trabajadores están expuestos a altos niveles de ruido potencialmente nocivos para la salud. Tanto es así, que según datos de la Agencia Europa de Salud y Seguridad en el Trabajo, la hipoacusia o pérdida de audición es la enfermedad laboral más frecuente en Europa.

Fuentes de ruido en el puesto de trabajo

Por sectores, el sector industrial, el de la automoción y el de la construcción están dentro de los más expuestos a niveles altos de ruido. Las máquinas, taladros, compresores, motores, equipos neumáticos, engranajes… son fuentes de ruido de las que hay que proteger a los trabajadores.

EPI, una herramienta fundamental

Cada empresa debe determinar, según su actividad, cuál es el equipamiento necesario para sus trabajadores. La finalidad de los EPI o Equipos de Protección Individual es proteger al trabajador contra los diferentes riesgos.

Toda empresa cuyos empleados estén expuestos a niveles de ruido importantes debe facilitarles cascos o herramientas que protejan sus oídos ante este riesgo.

Estos protectores previenen futuros riesgos y favorecen la salud auditiva en el trabajo.

Problemas derivados del ruido en el trabajo

Una sobrexposición al ruido en el lugar de trabajo provoca serios daños auditivos. Además de la pérdida de audición, es frecuente que los trabajadores sufran pitidos, dolor punzante, zumbidos e incluso dolor de cabeza.

Pero eso no es todo. Además del daño auditivo, la exposición al ruido constante provoca problemas de estrés, nerviosismo, insomnio, depresión y falta de autoestima. Las relaciones del trabajador, tanto a nivel laboral como personal, se van deteriorando progresivamente. Al mismo ritmo, va mermando la calidad de vida de la persona afectada.

Normativa más estricta

El pasado mes de abril, entró en vigor una normativa europea en la que  los protectores auditivos pasaron de categoría II a categoría III.

Este cambio se traduce en un mejor control del proceso de fabricación y unas mayores garantías para los trabajadores.

Pero no bastará con que cumplan las directrices europeas, sino que además los trabajadores deberán cerciorarse de saber utilizarlos correctamente.

Como siempre, será obligación de la empresa facilitar toda la información necesaria a sus trabajadores. Y, si fuese necesario, impartir  la formación en PRL fundamental para cada puesto de trabajo.

En Novages somos expertos en Prevención de Riesgos Laborales y en formación en PRL. Contacte con nosotros y le informaremos sin compromiso.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *