En los últimos años es frecuente oír hablar sobre trabajadores con el síndrome del túnel carpiano. Hoy en Novagés explicamos qué es, cuáles son sus síntomas y posibles causas.

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El síndrome del túnel carpiano puede definirse como el síndrome neurológico que se produce por la presión excesiva o compresión dolorosa del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano. Se trata de la neuropatía por atrapamiento diagnosticada con mayor frecuencia. De hecho, se estima que afecta a alrededor del 3% del total de la población.

El nervio mediano se sitúa en el área de la muñeca y proporciona movimiento y sensibilidad a determinadas partes de la mano. Este nervio atraviesa el túnel carpiano o túnel del carpio, por donde también pasan algunos tendones, vasos sanguíneos y ligamentos.

Cuando se produce una inflamación de los tendones que atraviesan el túnel, se produce una compresión y/o aplastamiento del nervio mediano, dando lugar a diversos problemas.

El síndrome del túnel carpiano tiene mayor incidencia en las mujeres. Esto se debe a su anatomía, ya que sus muñecas suelen ser más estrechas que las de los hombres. A lo largo de los años se ha observado que la franja de edad con más casos de este síndrome se sitúa entre los 40 y los 60 años.

Síntomas que presenta

Este síndrome suele presentarse en la mano dominante y puede manifestar síntomas muy diversos. Entre ellos está el hormigueo, alteraciones en el tacto, dificultad para realizar determinados movimientos, debilidad en las muñecas y manos, dolor en los dedos, quemazón, adormecimiento y entumecimiento de los dedos y la zona de la palma de la mano próxima al pulgar.

Las molestias pueden darse únicamente en determinadas zonas de la mano o irradiarse hasta el antebrazo, brazo y hombro.

Causas laborales del síndrome del túnel carpiano

A nivel laboral, este síndrome se detecta con mayor frecuencia en trabajos que requieran realizar movimientos repetitivos de muñeca y dedos o mantenidos de hiperextensión o hiperflexión de la muñeca.

También puede producirse por el uso habitual de herramientas que vibran o con empuñadura en el talón de la mano. Es el caso de martillos neumáticos, herramienta pesada, taladros, cortadora y herramientas con empuñaduras no ergonómicas o resbaladizas.

Algunos de los sectores de riesgo son la hostelería, limpieza, lavandería, gremios como carpinteros, soldadores, pintores, carniceros, industria cárnica, trabajos en cadena, electricistas, albañiles, etc.

Por otra parte, también se ha relacionado con los trabajos de oficina, en los que se precisa utilizar el ratón y el teclado muchas horas al día.

Además de todo esto, existe un factor hereditario y una serie de afecciones de salud que también se relacionan con este síndrome, como la diabetes, la obesidad, la artritis reumatoide y problemas tiroideos o endocrinológicos.

A día de hoy existen diferentes tratamientos para esta afección, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos. En ambos casos, es fundamental una detección temprana para evitar que se agrave.