Hasta hace pocos años, los medios de transporte más habituales para ir al trabajo eran el coche o el transporte público (metro, autobús, tranvía…). Sin embargo, de un tiempo a esta parte han aparecido nuevos vehículos que cada vez son más utilizados por los españoles, incrementando los accidentes con ellos. Nos referimos a los accidentes laborales con bicicletas y patinetes, de los que hablamos hoy en Novagés.

Aumentan los accidentes laborales con bicicletas y patinetes

Hay varios factores que han desencadenado el crecimiento del uso de las bicicletas y los patinetes en las ciudades.

Por un lado, son mucho más económicos que un coche o una moto. Por otro lado, requieren menos coste, al no llevar combustible.

Además, son vehículos amigables con el medio ambiente, en línea con el movimiento eco-friendly actual. Finalmente, aunque alcancen menor velocidad que los medios de transporte habituales, pueden pasar por sitios que éstos no pueden, evitando atascos y reduciendo el tiempo en los desplazamientos, sobre todo en grandes ciudades.

Por todo esto, y porque están de moda, desde 2016 su presencia ha ido creciendo año tras año. Con ella, también han aumentado los accidentes laborales sufridos con ellos, de los cuales aproximadamente el 91% son in itínere.

De hecho, solo el año pasado se registraron 2.203 accidentes laborales con bicicletas y patinetes que causaron baja. Esta cifra supone un aumento del 46% si la comparamos con la registrada en 2016.

Este incremento se aprecia especialmente en regiones con climas más amigables, que invitan a este tipo de desplazamientos. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, el incremento de accidentes entre 2018 y 2019 fue del 61%.

Se estima que durante los últimos cinco años, el número total de accidentes laborales con bicicletas y patinetes con baja asciende a casi 10.000.

Aunque sigue siendo una siniestralidad muy baja comparada con otro tipo de accidentes laborales, es necesario vigilarlos de cerca. También conviene recordar a los trabajadores que los usen la necesidad de atenerse a la normativa de la DGT al respecto de su uso.