Go to Top

Ergonomía en la oficina

Cuando hablamos de ergonomía laboral, nuestra mente se va directamente a pensar en trabajos que requieren esfuerzo físico, trabajos en cadena en fábricas, o similar. Pero, si nos detenemos un momento, veremos que gran parte de la población actual trabaja en oficinas o similares. Hoy en Novages os damos las claves sobre la ergonomía en la oficina.

Lesiones más frecuentes en las oficinas

Los riesgos más frecuentes están asociados a posturas inadecuadas, movimientos restringidos y factores ambientales como la iluminación.

Los trabajadores de oficinas suelen quejarse de molestias musculares y articulares de la zona de la espalda, hombros y brazos. También de problemas circulatorios en las piernas,  dolores de cabeza y molestias oculares.

Cómo prevenir los problemas de ergonomía en la oficina

Mobiliario adecuado

Una vez más, invertir en un mobiliario ergonómico y adecuado a la actividad es clave. Los trabajadores deben poder desempeñar su tarea de modo cómodo y a una altura adecuada.

  • Sillas de oficina

Cada trabajador es diferente y por ello es conveniente que las sillas de oficina, además de cómodas, sean regulables en altura. De este modo, pueden adecuarse a cada uno de los empleados.

Por otra parte, la silla debe propiciar una postura correcta frente a la mesa, manteniendo la columna vertebral recta. Hoy en día, estas sillas suelen presentar diseños ergonómicos. Algunas de ellas cuentan con un cojín lumbar y otro para reposar la cabeza que aportan mayor comodidad.

  • Mesas de oficina

De nada sirve contar con una silla cómoda si la mesa no se adapta a nuestras necesidades. Por un lado, debe tener una altura que permita al trabajador sentarse de modo adecuado sin que queden colgando las piernas en la silla. Tampoco han de tocar las rodillas en la mesa. La postura sentado ha de ser cómoda y los brazos deben quedar en ángulo recto con la mesa.

Por otro lado, ha de ser lo suficientemente amplia para que el trabajador pueda colocar todos los útiles necesarios para su tarea. Esto incluye: la pantalla del ordenador, el teclado y el ratón, pero también otros accesorios como archivadores, porta-documentos, bote para lápices, etc.

Accesorios ergonómicos

  • Reposa-pies

Como comentábamos anteriormente, los pies deben estar cómodamente situados. Para favorecer el retorno de la sangre y una postura cómoda para el trabajador, existen accesorios como los reposa-pies. Éstos permiten modificar la posición de piernas y pies para favorecer un trabajo cómodo.

  • La pantalla, el teclado y el ratón

Es ideal poder colocar la pantalla a la altura de los ojos del trabajador, haciendo coincidir la línea de visión con la parte superior de la pantalla. De este modo evitamos que tenga que torcer el cuello o la cabeza y pueda trabajar de frente.

El ratón deberá ser ergonómico para evitar lesiones tan comunes como el “síndrome del túnel carpiano”. También es recomendable disponer de reposa-muñecas para mayor comodidad.

Factores ambientales

  • La iluminación

Para trabajar cómodamente la oficina debe tener una iluminación correcta, con luces que permitan ver con claridad, sin deslumbrar ni dañar la vista. Pueden instalarse puntos de luz adicionales para facilitar la visión.

  • La temperatura

El ambiente de trabajo deber ser confortable, con una temperatura cómoda que no dé sensación de frío ni de calor y permita trabajar a gusto.

  • El ruido

Una oficina libre de ruidos es fundamental para trabajar. En muchos lugares ponen el hilo musical como música de ambiente, pero a un volumen que no interrumpa el desempeño del trabajo.

Además de todas estas indicaciones, es conveniente realizar pausas cada cierto tiempo. De este modo, el trabajador puede levantarse de su puesto y caminar para estirar los músculos y cambiar de postura.

Y recordad, invertir en ergonomía en la oficina solamente da beneficios: menos lesiones y mayor productividad.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *