Go to Top

Inteligencia emocional para prevenir riesgos laborales

Está claro que nuestra sociedad está avanzando a pasos agigantados en materia de PRL. Hoy en Novages os hablamos del papel de la inteligencia emocional o IE en la prevención de riesgos laborales.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Se trata de un concepto relativamente moderno, que podría definirse como la capacidad que tienen las personas para conocer y gestionar las emociones propias y las que experimentan los demás.

Hablamos, por tanto, de un campo muy amplio que afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, tanto personal como profesional.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional?

Ser capaces de comprender las emociones nos ayuda a mantener una buena salud mental, imprescindible para estar bien físicamente. Como bien reza la famosa frase: “mens sana in corpore sano”. Tan importante es mantener una buena condición física como mental.

Por otra parte, saber comprender las emociones y sentimientos de los demás nos convierte en seres sociales y empáticos. Esto favorece las relaciones sociales y personales con los que nos rodean. Entre ellos, jefes y compañeros de trabajo.

Inteligencia emocional para prevenir riesgos laborales

Como explicamos hace poco, el estrés laboral es una de las problemáticas más frecuentes en la actualidad. Prevenirlo es la mejor herramienta con la que cuentan las empresas para evitar bajas laborales innecesarias.

Las empresas se han dado cuenta de esto y cada vez centran más sus esfuerzos en comprender a sus trabajadores y evitarles situaciones de estrés que derivan en males mayores. Aquí es donde entra en juego la inteligencia emocional.

Recientes estudios europeos han constatado que el éxito profesional de los trabajadores procede en mayor medida de su IE (más del 75%) frente al procedente de sus conocimientos específicos.

Por tal motivo, la meta de las empresas es conseguir que sus trabajadores sean felices en el trabajo. No nos estamos refiriendo a que se rían constantemente, sino que la experiencia laboral sea gratificante para el trabajador. Este concepto no se reduce al campo económico, sino que abarca aspectos intangibles como la relación con el resto de los compañeros y la percepción del trabajador sobre cómo le valora su empresa.

Formación emocional

Cada día son más las empresas que muestran interés por la formación emocional. Está demostrado que con una inversión mínima se consiguen resultados muy positivos.

Este tipo de formación fomenta las relaciones entre trabajadores y también con la empresa. Al mejorar la empatía y comprensión de las emociones y sentimientos de los demás. También mejora la confianza, propiciando que cualquier situación pueda solucionarse de modo cooperativo.

La confianza mejora el clima de trabajo y repercute directamente en la mejora de la productividad. De este modo se reducen drásticamente las bajas laborales por estrés o depresión.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *