La preocupación por la conservación del medio ambiente ha creado la necesidad de contar con un gran número de empleos enfocados a ello. Pero al mismo tiempo han surgido nuevos riesgos laborales del empleo verde, que se suman a los ya existentes previamente en cada sector, y de los que hablamos hoy en Novagés.

Cuáles son los nuevos riesgos laborales del empleo verde

Los empleos verdes son aquellos cuya finalidad es conservar, restaurar y mejorar el medio ambiente, optimizando los recursos y sin descuidar el desarrollo económico y social.

Este tipo de empleos representa en nuestro país alrededor del 2,5% del total, mientras que en otros países alcanza cotas del 15%. Se espera que en las próximas décadas estas cifras aumenten considerablemente.

En un principio este tipo de trabajos solamente se asociaban con actividades del sector energético, el reciclaje y los productos ecológicos. Sin embargo, hoy en día abarca muchos más sectores, que están adaptando su actividad a la economía verde. Es el caso de la edificación y rehabilitación sostenibles, la movilidad y el transporte, el turismo sostenible o las TIC, entre otros.

Esa adaptación y la aparición de importantes avances tecnológicos hacen que los trabajadores se expongan a nuevos riesgos laborales del empleo verde.

En el sector de la construcción, hay riesgos emergentes relacionados con el empleo de nuevas tecnologías y materiales en busca de edificios más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Por ejemplo, la mejora en los aislamientos en los edificios implica un mayor hermetismo, que reduce la ventilación. Por consiguiente, aumenta la exposición de los trabajadores a sustancias químicas y en suspensión en esas zonas de trabajo.

Además, algunos de los materiales de aislamiento de origen natural y reciclado, pueden causar reacciones alérgicas. Lo mismo sucede con los nuevos nanomateriales utilizados en revestimientos y otros elementos constructivos.

Finalmente, la incorporación de nuevos elementos como cristaleras con mayor peso o tamaño, trae consigo nuevos riesgos ergonómicos.

Por otro lado, el rápido crecimiento del sector de la energía solar y alternativa, como la geotermia, ha significado la urgente necesidad de más instaladores cualificados. Esto implica, sobre todo, un mayor riesgo de caídas en altura y un incremento de los sobreesfuerzos o sobrecarga laboral.

Nuevos riesgos tecnológicos

Finalmente, entre los nuevos riesgos laborales del empleo verde no podemos dejar de nombrar los avances tecnológicos.

La aparición de nuevos programas, software y aplicaciones puede significar un ahorro importante en tiempo y esfuerzo a la hora de planificar y llevar a cabo las tareas.

Sin embargo, también pueden suponer una sobrecarga tecnológica, que derive en estrés, tecnoestrés y tecnoadicción.

El estudio y prevención de todos los riesgos laborales asociados al empleo verde es fundamental para mantener la salud de los trabajadores.