España es un país que goza de muchas horas de sol al año. Aunque recibir la luz solar aporta muchos beneficios para nuestra salud, también es importante hablar de prevención en todos los ámbitos de nuestra vida. Por eso, hoy en Novagés hablamos sobre cómo prevenir el cáncer de piel en el trabajo.

Pautas para prevenir el cáncer de piel en el trabajo

La exposición solar es beneficiosa para la salud en muchos aspectos. Por ejemplo, ayuda al organismo a generar vitamina D, levanta el ánimo, ayuda a combatir el acné o regular la presión arterial, entre otras cosas.

Sin embargo, exponerse al sol sin tomar determinadas precauciones también puede resultar perjudicial. Desde irritaciones leves, enrojecimientos hasta quemaduras o lesiones y problemas de salud más graves, como el cáncer de piel.

Por todo ello, es necesario seguir unas pautas para prevenir el cáncer de piel, también en el trabajo y sobre todo cuando no hay manera de evitar la exposición solar.

Usar siempre protección solar

Muchas personas creen, erróneamente, que el sol es solamente perjudicial durante los meses de verano. Pero la realidad es que quienes trabajan en la calle deben usar siempre protección solar, en cualquier época del año.

Una protección solar de amplio espectro y alto factor de protección es ideal para todo el mundo. No debemos olvidar que la piel de la cara es especialmente sensible, por lo que también debe protegerse. En épocas de mucho calor es necesario reponer la protección cada cierto tiempo, al menos cada dos horas.

Ropa que protege del sol

Además de la crema solar, la ropa también puede proteger del sol. Aunque pueda parecer contradictorio, en épocas de mucho sol y calor, es ideal utilizar prendas largas, de materiales que transpiren bien. Existen, de hecho, prendas especialmente diseñadas para proteger del sol, con filtro UV.

Por otro lado, el uso de gorras o sombreros es ideal para mantener la cabeza a salvo del sol y de las altas temperaturas. Preferentemente se escogerán modelos de ala ancha, que cubran las orejas y la parte posterior del cuello y den sombra a la cara.

Gafas de sol

Las gafas de sol son otro de los elementos necesarios para proteger los ojos y la piel que los rodea, que es especialmente sensible. Lo ideal es elegir modelos que cubran buena parte de la cara, que si bien pueden resultar menos estéticos, protegen mejor el área de los ojos.

Otras cuestiones para prevenir el cáncer de piel en el trabajo

Además de todo lo anterior, siempre que sea posible se han de habilitar sombras a los trabajadores para que trabajen sin la incidencia directa del sol.

Para ello, existen elementos portátiles como sombrillas o estructuras que dan amplias sombras, haciendo más cómodo y seguro el trabajo. No obstante, no hay que relajarse cuando se trabaja en la sombra, sino que se deben mantener las demás acciones protectoras y preventivas.

Cuando estas adaptaciones no son posibles por el tipo de actividad a desarrollar, siempre que sea posible han de adaptarse los horarios para evitar las horas de más sol. Un ejemplo claro de esto es el sector de la construcción, que en verano comienzan a trabajar más temprano, haciendo jornada intensiva para evitar las horas más calurosas.

Por último, recordamos la importancia de la autobservación. Es decir, cuando un trabajador detecte manchas diferentes en la piel, o que alguna de los lunares existentes cambia de forma o tamaño, ha de consultar siempre al médico. La detección precoz es vital para un diagnóstico y tratamiento efectivo.

Desde Novagés recordamos que la prevención del cáncer de piel está en la mano de todos, trabajadores y empresarios.

Por su parte, la empresa facilitará a los trabajadores los medios de protección adecuados, así como la adaptación de las condiciones de trabajo si es necesario. El trabajador deberá utilizar correctamente los equipos facilitados y ser responsable con la protección solar y las pautas preventivas.