Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Este año, debido a la situación de la pandemia, se han hecho visibles muchas de las carencias a nivel de salud mental en nuestra sociedad. Es el caso de la salud mental en el trabajo, que se ha visto afectada por el confinamiento y el teletrabajo.

La importancia de la salud mental en el trabajo

Según la definición que da la OMS al concepto salud, ésta es el estado de completo bienestar físico, mental y social, no limitándose solamente a la ausencia de afecciones o enfermedades.

Como podemos observar, la salud mental entra dentro de la salud general. Sin embargo, la realidad es que las inversiones en el fomento del bienestar mental apenas llegan al 2% del total de las inversiones de salud.

Aunque en todos los ámbitos de la vida es fundamental poder gozar de una buena salud, hemos de pensar que en el trabajo pasamos de media 8 horas diarias, que hacen unas 40 horas semanales. Al cabo del año, son más de 1.700 horas anuales de media de nuestra vida que transcurren en el entorno laboral.

Por eso, es fundamental apostar por la prevención y el cuidado de la salud mental en el trabajo.

Tipos de riesgos para la salud asociados al trabajo

Si analizamos con detenimiento el entorno laboral, son numerosos los factores que pueden afectar a la salud y el bienestar mental de los trabajadores.

Muchos de los riesgos están asociados a una incorrecta organización del trabajo. Ésta puede estar relacionada con una mala gestión o comunicación entre trabajadores y equipo directivo. Es el caso de la falta de definición de tareas o competencias de cada trabajador. También influye la falta de apoyo y reconocimiento por parte de los superiores.

Igualmente son importantes las condiciones del trabajo: rigidez en los horarios, altos niveles de exigencia, elevadas cargas de trabajo, dificultades de conciliación con la vida personal y familiar o la aplicación de políticas inadecuadas en cuanto a seguridad y protección de la salud.

Por último, las relaciones entre la plantilla son un factor determinante en la salud mental en el trabajo. La alta competencia entre trabajadores del mismo rango, el acoso psicológico o un mal ambiente de trabajo pueden generar diferentes problemas de salud, como el estrés o la depresión.

Coronavirus y trabajo

A todo esto tenemos que sumar el problema añadido de este año: la crisis del coronavirus, del que hablamos anteriormente en Novagés.

Por todo ello, es necesario que tomemos conciencia de la importancia de la salud mental también en el trabajo, apostando por medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento.