Go to Top

Síndrome del trabajador quemado

En nuestras conversaciones cotidianas es habitual escuchar a alguien decir que está quemado en el trabajo. Pero lo que hasta ahora era una forma de hablar, ha cobrado relevancia en los últimos días. Esto se debe a que la Organización Mundial de la Salud ha reconocido el síndrome del trabajador quemado como un fenómeno ocupacional, en concreto, como uno de los factores que influyen en la salud o en el contacto con los servicios sanitarios.

Qué es el burntout

Actualmente no existe una definición exacta sobre qué es el burntout o síndrome del trabajador quemado. Algunos expertos lo definen como una respuesta extrema a un proceso continuado de estrés laboral.

Cómo identificar el síndrome del trabajador quemado

A priori podría confundirse con el estrés laboral. Sin embargo, los síntomas son diferentes. Existen varios puntos que permiten detectar que un trabajador está padeciendo el síndrome del trabajador quemado.

El primero habla del agotamiento psicológico, que afecta a la energía psíquica y, por tanto, a la motivación laboral.

Después, estaría la falta de implicación profesional. Mientras que un trabajador estresado intenta abarcar todo lo posible, implicándose en todas las tareas a las que cree poder llegar, un trabajador quemado deja de implicarse por completo.

Por otra parte, el estrés en pequeñas dosis puede suponer un impulso para el trabajador. En determinados casos, esta presión temporal le ayuda a mejorar sus aptitudes para superar el reto al que se enfrenta. Sin embargo, un trabajador quemado no puede o no quiere manejar la situación, lo que le conlleva frustración y pensamientos negativos hacia su trabajo.

De hecho, el trabajador refleja poca o nula eficacia profesional, con un rendimiento prácticamente inexistente.

El gran problema es que un trabajador quemado deja de luchar por su empresa y por su puesto de trabajo. Así genera menor rendimiento laboral y problemas con compañeros y superiores. Si no se detecta a tiempo, además de los problemas laborales, puede desencadenar problemas psicológicos como la depresión.

Por qué se llega a desarrollar el síndrome

La falta de comunicación entre empresarios y trabajadores es uno de los problemas fundamentales de las empresas actuales.

La mayoría de las personas se crean unas expectativas al acceder a un puesto de trabajo. Sin embargo, si éstas no se cumplen, o el empleado no ve compensados su esfuerzo y resultados por parte de la empresa, comienza a surgir la frustración y falta de motivación.

Esto sumado a la falta de entusiasmo, el estancamiento laboral y la apatía, son un caldo de cultivo perfectos para el desarrollo del síndrome.

Si bien el síndrome del trabajador quemado no es una enfermedad laboral como tal, ha de prevenirse y tratarse de modo adecuado.

En Novagés somos expertos en Prevención de Riesgos Laborales de todos los tipos. Contacte con nosotros y pondremos a su disposición el mejor servicio personalizado.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *