En la anterior entrada del blog de Novagés hablamos sobre la adicción al trabajo y cuáles son sus principales causantes. En esta ocasión, hablamos sobre las consecuencias de la adicción al trabajo para quienes la padecen.

Cuáles son las consecuencias de la adicción al trabajo

La adicción al trabajo trae consigo una serie de problemas, tanto a nivel físico como psicológico.

Consecuencias de la adicción al trabajo a nivel físico

A nivel físico, los adictos al trabajo suelen padecer cansancio extremo. El exceso de trabajo no les permite descansar las horas suficientes, acumulando cansancio que se agrava con el paso de los días.

A su vez, este cansancio crea un círculo vicioso en el que el trabajador rinde menos por estar cansado, necesitando emplear más horas para conseguir los objetivos laborales.

Por otro lado, muchas de estas personas suelen alimentarse mal, normalmente por evitar perder tiempo en cosas que no sean laborales.

La falta de descanso y una mala nutrición deriva en otros problemas de salud, como es el colesterol elevado, los problemas cardiovasculares, la hipertensión y problemas gástricos.

Además de todo esto, suelen producirse trastornos musculoesqueléticos, problemas del sueño y un debilitamiento general del sistema inmunológico.

Consecuencias psicológicas

Entre las consecuencias de la adicción al trabajo a nivel psicológico, destacan la aparición de ansiedad, depresión, estrés e irritabilidad.

Por otro lado, la necesidad de estar trabajando continuamente suele acarrear un aislamiento social y familiar, dejando el ocio y las relaciones sociales en un segundo plano.

Para intentar solucionar esta situación, o sobrellevarla lo mejor posible, es frecuente que el adicto al trabajo recurra a sustancias químicas o medicamentos. Un hecho que solo agrava el cuadro.

Cómo prevenir la adicción al trabajo

Las empresas deben velar por la salud de sus trabajadores. En el caso de la adicción al trabajo, pueden hacerlo de diferentes maneras:

  • Realizando una buena planificación de las tareas (adecuación de horarios y plazos factibles).
  • Distribuyendo las responsabilidades entre los trabajadores.
  • Escuchando activamente sus necesidades e inquietudes a nivel laboral, creando un clima de confianza y ofreciendo apoyo a nivel psicológico en caso necesario.
  • Ofreciéndoles formación continua para que puedan desarrollar sus tareas de manera eficiente y segura.
  • Fomentando hábitos de vida saludable, así como la desconexión digital.
  • Formando y sensibilizando sobre los síntomas y las consecuencias de la adicción al trabajo.