Los termómetros se han disparado estos días en España. Para muchos, que están de vacaciones, no implica demasiada molestia. Sin embargo, hay que pensar en quienes siguen trabajando en agosto. Por eso, hoy en Novagés hablamos sobre las medidas a adoptar frente a la ola de calor en el trabajo, para que no cause estragos en la salud.

La temida ola de calor en el trabajo

El calor es una de las cosas que se asocian directamente al verano. Las temperaturas suben y hay que saber protegerse frente a ellas.

Pero, más allá del nivel particular, es importante saber afrontar la ola de calor en el trabajo, con otras iniciativas a nivel laboral, como las que detallamos a continuación.

Medidas frente la ola de calor

Adaptación de la jornada laboral

Algunos sectores, como la construcción, son habituales de la jornada continua en verano.

Si bien todas las empresas no pueden adoptar este tipo de jornada, sí pueden intentar adaptar los horarios para evitar las franjas horarias de mayor temperatura.

En todo caso, lo ideal es poder suprimir o minimizar las tareas que suponga un sobresfuerzo durante las horas más calurosas. Si no es posible, al menos trasladarlas a horarios más frescos.

Acondicionar el espacio de trabajo

Una buena climatización es fundamental para controlar la temperatura en el espacio de trabajo. Pero, cuando se trabaja al aire libre y no se puede climatizar el área, es importante ofrecer zonas de sombra y descanso a los trabajadores.

Vestuario adecuado

Aunque los trabajadores deban llevar sus EPI, lo recomendable es que su ropa sea de colores claros, ligera, amplia y fresca. Telas naturales como el algodón transpiran mejor que las sintéticas.

Además, es preferible tapar todo el cuerpo que exponerlo al sol, siempre eligiendo ese tipo de tejidos y sin que pongan en peligro la seguridad del trabajador.

Asimismo, hay que llevar gorro, guantes y protección solar, que debe renovarse con frecuencia.

Incrementar la hidratación

Con el calor, nuestro cuerpo pierde gran cantidad de agua a través de la sudoración. Por eso, es imprescindible beber más líquidos, evitando las bebidas azucaradas, la cafeína y el alcohol.

Por otra parte, también se pierden muchas sales minerales, por lo que es conveniente recuperarlas también.

Fomentar los tiempos de descanso

Para facilitar el descanso, la hidratación y aclimatación de los trabajadores, lo ideal es aumentar la frecuencia de las pausas laborales. Es una de las mejores maneras de afrontar la ola de calor en el trabajo y evitar problemas de salud.

Trabajo en equipo y vigilancia de los trabajadores

Por último, aunque cada trabajador conozca las medidas a nivel particular, lo deseable es fomentar el trabajo en equipo, al menos en pareja. De este modo, unos trabajadores pueden vigilar a otros y avisar en cuanto aparezca algún síntoma de golpe de calor.

Esto es especialmente importante cuando se trate de trabajadores que cuenten con factores de riesgo o problemas de salud.