España es un país que obtiene grandes ingresos gracias al turismo. Por eso, las camareras de piso, popularmente conocidas como kellys, son un elemento imprescindible para el correcto funcionamiento de los hoteles.Es fundamental, por tanto, tener en cuenta los riesgos laborales de las kellys para procurar su bienestar.

Cuáles son los riesgos laborales de las kellys

Como en la mayoría de los trabajos, son varios los problemas que aquejan a las camareras de piso. Si bien es cierto que la mayor parte de las quejas se refieren a dolores musculo-esqueléticos, hay otras causas también importantes.

Problemas musculares y esqueléticos

Cuando se valoran los riesgos laborales de las kellys, la gran mayoría se refieren a los problemas musculo-esqueléticos. Estos se producen por trabajos repetitivos, posturas forzadas, sobresfuerzo, levantamiento de grandes cargas, etc.

Todas estas actividades deben realizarse de manera ergonómica. De lo contrario, comienzan a aparecer problemas físicos como dolores musculares, contracturas, sobrecarga de la columna vertebral, lumbalgia, hernia discal, ciática o síndrome del túnel carpiano.

Por otra parte, la gran mayoría de limpiadoras no realizan los descansos pertinentes durante la jornada. Esto agrava todavía más sus dolencias.

Problemas psicológicos

Las jornadas de trabajo de las kellys son maratonianas. Necesitan dejar listas muchas habitaciones y zonas comunes en el menor tiempo posible. Y además, deben hacerlo bien, por lo que están sometidas a una gran presión psicológica.

En muchas ocasiones, el sueldo depende de la cantidad de habitaciones que sean capaces de limpiar cada día. Tanto limpian, tanto cobran.

La precariedad laboral y la presión a la que están sometidas derivan en muchas ocasiones en problemas de estrés laboral, ansiedad, depresión y fatiga crónica.

El problema se agrava cuando muchas de las camareras de piso se automedican sin control para paliar los efectos negativos de su trabajo.

Algunas de ellas afirman tomar estimulantes para poder aguantar el ritmo de trabajo. Otras cuentan que toman ansiolíticos para aliviar el estrés. Muchas de ellas toman i y analgésicos para calmar los dolores. Todo esto se traduce en un peligroso cóctel de fármacos para las trabajadoras.

Riesgos químicos

Por si todo lo anterior pudiera parecer poco, las kellys trabajan con productos químicos que pueden afectar a su salud si no se manipulan correctamente.

Su uso incontrolado puede provocar problemas respiratorios, en los ojos, quemaduras y problemas de piel.

Prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud: claves para su bienestar

Todos estos riesgos laborales de las kellys pueden evitarse con la voluntad de todos. Los empresarios tienen en su mano el bienestar de las kellys.

La solución comienza con evaluar todos los riegos y proporcionar a las trabajadoras la pertinente formación en Prevención de Riesgos Laborales. Asimismo, gracias al servicio de Vigilancia de la Salud, se pueden detectar posibles problemas y solventarlos antes de que se agraven.

En Novagés nos preocupamos por el bienestar de los empleados, que se traduce en la buena marcha de las empresas.