Los trabajadores autónomos son cada vez más numerosos en España, por lo que sus accidentes laborales también ganan visibilidad. Hoy en Novagés analizamos cómo fue la siniestralidad laboral de los autónomos el pasado año.

Siniestralidad laboral de los autónomos en cifras

Si bien hace un tiempo analizamos de forma cualitativa los tipos de accidentes más frecuentes en los autónomos, ahora toca hablar de cifras.

Según la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), durante 2019 se registraron 34.605 accidentes laborales en trabajadores autónomos. Entre ellos, se contabilizaron 74 accidentes mortales, 36 accidentes muy graves y 808 graves. El restante fueron de consideración leve. Andalucía y Cataluña son las comunidades que contabilizaron mayor número de accidentes de toda España el año pasado.

De los accidentes mortales, la mayoría se repartieron entre servicios, construcción, agricultura e industria. Un dato significativo es que el 23% de los fallecimientos se produjeron en accidentes de tráfico (17 en total). Por regiones, Castilla y León, Andalucía y Galicia fueron las comunidades que más fallecidos registraron.

Dónde se producen los accidentes de los autónomos

El grueso de los accidentes de los autónomos se produjo en su lugar habitual de trabajo (sobre el 68%). Sobre el resto de siniestros, algo más de 5.600 fueron en desplazamiento, casi 3.000 en otro centro de trabajo y casi 2.500 in itinere.

Si diferenciamos por sectores, casi el 40% tuvieron lugar en el sector servicios, aunque también fueron elevados los registrados en la construcción.

Por edades, la mayor parte de accidentes los sufrieron hombres de entre 26 y 55 años de edad.

Comparativa con trabajadores asalariados

Veamos cómo cambian las cifras de siniestralidad laboral de los autónomos frente a los trabajadores por cuenta ajena.

Por un lado, los accidentes graves en trabajadores autónomos alcanzaron el 2,3% del total, frente al 0,7% de los trabajadores asalariados. Por otro lado, los accidentes leves llegaron al 97,3% en los autónomos y al 99,1% de los demás trabajadores. Finalmente, los accidentes muy graves registrados en autónomos fueron el 0,1%, mientras que en los trabajadores por cuenta ajena supuso tan solo el 0,02% del total.

Estas cifras revelan que todavía queda mucho por hacer en la Prevención de Riesgos Laborales en nuestro país.