Todos los trabajadores, independientemente de su profesión, se enfrentan a riesgos laborales de diversa naturaleza. Entre ellos, están los riesgos laborales psicosociales, de los que hablamos hoy en Novagés.

Qué son los riesgos laborales psicosociales

Si atendemos a la definición de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, los riesgos laborales psicosociales son los derivados de las deficiencias en la organización, el diseño y la gestión del trabajo que, unidos a un contexto social negativo, pueden derivar en problemas físicos, sociales y psicológicos para los trabajadores.

Factores de riesgo psicosocial

Entre los principales factores de riesgo a nivel psicosocial están las cuestiones organizativas de la empresa.

Es el caso de la distribución de la jornada laboral, los tiempos de descanso y las posibilidades de conciliación familiar.

Además de esto, también afecta el contenido del trabajo. Por ejemplo, un trabajo monótono, con tareas desagradables, altos o bajos niveles de exigencia, una mala organización o gestión y las órdenes contradictorias.

Otro punto a tener en cuenta son las relaciones laborales, con superiores, compañeros y clientes.

Riesgos laborales psicosociales más habituales

El más conocido de los riesgos laborales psicosociales es el estrés laboral. Es la respuesta más habitual a los factores psicosociales en el ámbito laboral y su detección y tratamiento es vital para evitar problemas mayores como el síndrome del trabajador quemado o la depresión.

En los últimos tiempos han surgido nuevas formas de estrés como el tecnoestrés, producido por el uso de las nuevas tecnologías.

También la fatiga crónica laboral se encuentra dentro de los riesgos laborales psicosociales más frecuentes. Un mal que podría evitarse con una mejor organización del trabajo.

En otro orden de cosas, encontramos las diferentes formas de violencia laboral. Ésta puede proceder de compañeros o superiores, clientes o proveedores y personal no relacionado con el trabajo en sí y puede manifestarse a nivel físico o psicológico. A nivel psicológico pueden detectarse amenazas, abuso verbal, acoso e intimidación.

Dentro de los riesgos psicosociales más graves está el acoso laboral, con formas tan dispares como el acoso verbal y el acoso sexual.

Por último, la inseguridad contractual producida por la inestabilidad en el puesto de trabajo, constituye un riesgo importante que puede desencadenar otros problemas a nivel psicológico, como la ansiedad o el estrés.